8 de noviembre de 2016

donde habite el olvido


PABLO  MIGUEL NIETO
Silencio
30 x 45 cm
Fotografía digital


     Donde habite el olvido

Donde habite el olvido
En los vastos jardines sin auroras;
Donde yo sólo sea
Menoría de una piedra sepultada entre ortigas
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

  Donde mi nombre deje
Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
Donde el deseo no exista.

  En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
No esconda como acero
En mi pecho su ala,
Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.

  Allá donde termine ese afán que exige un dueño a
           Imagen suya,
Sometiendo a otra vida su vida,
Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.

  Donde penas y dichas no sean más que nombres,
Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
Disuelto en niebla, ausencia,
Ausencia leve como carne de niño

     Allá, allá lejos;
Donde habite el olvido.                                                                                 

                                                                                                      Luis Cernuda  

hoy que te amo


PABLO  MIGUEL NIETO
hoy igual que ayer
30 x 45 cm
Fotografía digital

       Hoy que te amo

Hoy que te amo, mujer amiga y compañera
vamos a creer que nuestras manos crecen,
que tenemos mil dedos diez mil y que todos
son como antorchas que a la noche amanecen.

Hoy que te amo voy a incendiar el aire
con la risa y el beso de tu voz y la mía,
voy a aventurar lo que de bueno tenga
con el contacto de tu piel amanecida.

Hoy que te amo dejará de ser
la libertad una palabra escrita en la pared.
Hoy que te amo dejará de ser
la libertad una palabra escrita en la pared.

Hoy que te amo, el mundo, tú y nosotros
bailan en corro una danza solidaría
y se buscan las manos y nuestro amor de golpe
como una lluvia fértil se derrama.

Estaba yo, ¿te acuerdas?, contándote estas cosas
junto a la puerta del Museo del Prado.
Un guardia se acercaba, muy amable nos dijo:
“Está aquí prohibido que estén aquí sentados”.

Hoy que te amo dejará de ser
la libertad una palabra escrita en la pared.
Hoy que te amo dejará de ser
la libertad una palabra escrita en la pared.


                                               Pablo Guerrero  

Éxtasis y erotismo

Luis Nieto
Parafina, imagen sobre papel, contrachapado.
55,00 x 55,00 cm.


Penetré en un mundo hecho de penumbra y súbitas claridades. Los juegos
de la luz, la amplitud de los espacios y sus formas irregulares, las figuras
talladas en los muros, todo, daba al lugar un carácter sagrado, en el sentido
más hondo de la palabra. . . . Hermosura corpórea, vuelta piedra viva.
Divinidades de la tierra, encarnaciones sexuales del pensamiento más abstracto,
dioses a un tiempo intelectuales y
carnales, terribles y pacíficos.

Octavio Paz.

4 de noviembre de 2016

Umbral




Raquel Martínez Fernández
Para mente de seda (A Gorgoritos)


Cándidamente azul. Aún no he nacido.
Ciñe el aire mis muslos. Soy de aire.
El mar me sabe. Sal, vela y espuma,
dibujan mi contorno en el paisaje.

Me traspasa la luz. No me conozco.
Soy apenas un soplo de la tarde.
El sexo yace en paz, el alma duerme,
no tengo voz y Dios está distante.

Navego por los cielos castamente
con las alas al viento como un ángel.
Pequeña llama, apenas un chispazo,
mi corazón no existe, pero arde.

De Susana March (Barcelona, 1918-1990)   


las manos









hilo blanco sobre camiseta negra de chico
bulgarcita pingos

Las Manos

"las manos, 
me decían mis padres
antes de sentarme 
a la mesa a comer

lávate bien
las manos.

No alcanzaban
a comprender
que los niños
las tenemos siempre

limpias"

David González

historia de la transformacion


collage de telas
bulgarcita pingos


HISTORIA DE LA TRANSFORMACIÓN
 
Fue primero un trastorno
una lesiva abstinencia de niña éramos pobres y no tenía ni aquello
raquítica de mí depauperada antes de yo amargor carente una
parábola de complejos un síndrome un fantasma
(Aciago a partes iguales hecharlo en falta o lamentarlo)
Arrecife de sombra que rompe mis collares.
Fue primero una branquia evasiva que
no me quiso hacer feliz tocándome con su soplo
soy la cara más común del patio del colegio
el rostro insustancial que nada en nada siembra
lo tienes o no lo tienes renuncia acostúmbrate traga eso
cuervos toldando nubes una condena de frío eterno
una paciente galerna una privada privación
(niña de colegio de monjas que fui salen todas
anoréxicas o lesbianas la
letra entra con sangre en los codos en las cabezas en las
conciencias o en los coños).
Cerré los ojos y empecé a desear con todas mis fuerzas
lograr de una vez por todas convertirme en la que era.
Pero la belleza corrompe. La belleza corrompe.
Arrecife de sombra que gasta mis collares.
Vence la madrugada y la garganta contiene un presagio.
¡Pobre bobita!, te obsesionaste con cubrir con cruces en vez de
con su contenido.
Fue un lento y vertiginoso brotar de flores en inverno
Los ríos saltaban hacia atrás y se resolvían en cataratas rosas
lamparillas y caracoles me nacieron en los cabellos
La sonrisa de mis pechos dió combustible a los aeroplanos
La belleza corrompe
La belleza corrompe
La tersura de mi vientre escoltaba a la primavera
se desbordaron las caracolas en mis manos tan menudas
mi más alto halago pellizcó mi ventrículo
y ya no supe qué hacer con tanta luz en tanta sombra.
Me dijeron: “tu propia arma será tu propio castigo”
me escupieron en la cara todas mis propias virtudes en este
club no admitimos a chicas con los labios pintados de rojo
un maremoto sucio una usura de perversión que
no puede tener que ver con mi máscara de pestañas los
ratones subieron a mi cuarto ensuciaron los cajones de ropa blanca
litros de ferralla alquitrán acecho a escondidas litros
de control litros de difamadores kilos de suspicacias levantadas
sólo con la tensión del arco de mis cejas deberían maniatarte
adjudicarte una estampa gris y borrarte los trazos con ácido
¿renunciar a ser yo para ser una escritora?
demonizaron lo gentil y lo esbelto de mi cuello y el
modo en que nace el cabello en la parte baja de mi nuca en este
club no admiten a chicas que anden tan bien arregladas
Desconfiamos del verano
La belleza corrompe.
Mira bien si te compensa todo esto.

HISTORIA DA TRANSFORMACIÓN
 
Foi primeiro un trastorno
unha lesiva abstinencia de nena eramos pobres e non tiña nin aquilo
raquítica de min depauperada antes de eu amargor carente unha
parábola de complexos un síndrome unha pantasma
(Aciago a partes iguais botalo en falla ou lamentalo)
Arrecife de sombra que rompe os meus colares.
Foi primeiro unha branquia evasiva que
non me quixo facer feliz tocándome co seu sopro
son a cara máis común do patio do colexio
a faciana eslamiada que nada en nada sementa
telo ou non o tes renuncia afaite traga iso
corvos toldando nubes unha condena de frío eterno
unha paciente galerna unha privada privación
(nena de colexio de monxas que fun saen todas
anoréxicas ou lesbianas a
letra entra con sangue nos cóbados nas cabezas nas
conciencias ou nas conas).
Pechei os ollos e desexei con todas as miñas forzas
lograr dunha vez por todas converterme na que era.
Pero a beleza corrompe. A beleza corrompe.
Arrecife de sombra que gasta os meus colares.
Vence a madrugada e a gorxa contén un presaxio.
¡Pobre parviña!, obsesionácheste con cubrir con aspas en vez de
co seu contido.
Foi un lento e vertixinoso agromar de flores en inverno
Os ríos saltaban cara atrás e resolvíanse en fervenzas rosas
borboletas e caracois nacéronme nos cabelos
O sorriso dos meus peitos deu combustible aos aeroplanos
A beleza corrompe
A beleza corrompe
A tersura do meu ventre escoltaba á primavera
desbordaron as buguinas nas miñas mans tan miúdas
o meu afago máis alto beliscou o meu ventrículo
e xa non souben qué facer con tanta luz en tanta sombra.
Dixéronme: “a túa propia arma será o teu propio castigo”
cuspíronme na cara as miñas propias virtudes neste
clube non admiten a rapazas cos beizos pintados de vermello
un maremoto sucio unha usura de perversión que
non pode ter que ver coa miña máscara de pestanas os
ratos subiron ao meu cuarto enluxaron os caixóns da roupa branca
litros de ferralla alcatrán axexo ás agachadas litros
de control litros de difamadores quilos de suspicacias levantadas
só coa tensión do arco das miñas cellas deberían maniatarte
adxudicarte unha estampa gris e borrarte os trazos con ácido
¿renunciar a ser eu para ser unha escritora?
demonizaron o esguío e lanzal do meu pescozo e o
xeito en que me nace o cabelo na parte baixa da caluga neste
clube non admiten a rapazas tan ben adubiadas
Desconfiamos do estío
A beleza corrompe.
Mira ben se che compensa todo isto.

 Yolanda Castaño

Profundidade de campo, Profundidad de Campo (ed. Bilingüe, Visor, 2009) / (Espiral Maior, 2007)

el mundo pende de un hilo

 fotografía digital en color de Kuchi de Paz   

Sólo el amor que me
has dado

No muere conmigo

Amor mío

El mundo pende de 
un hilo

Rafael Berrio
El mundo pende de un hilo




                   







poemas desechables


fotografía digital de Kuchi de Paz

Los ángeles comulgan con la
especie humana

pero no existe la felicidad 
terrestre

se dan cuenta

salvo en las piruletas de
las niñas

y en el interrumpido flujo
de movimiento a lo largo
de la vía férrea

13 poemas desechables de
Angélica Liddell















la nueva exposición de Arañados Signos

 en el centro cívico de las delicias, c/ juan carlos 1º nº 20

del 2 al 16 de noviembre

18 de septiembre de 2016

escriba demenciado: exposición en el Cococafé



Con poemas de María Eloy-García, Belén Artuñedo, Elena Román, Isabel Bono, Fernando Beltrán, José María Parreño y Angélica Tanarro.


Hasta el 6 de octubre, de 11:30 a 24:00 todos los días.
En Cococafé -frente al Museo de Escultura-

13 de septiembre de 2016

Para oírte mejor, exposición de Bulgarcita Pingos






Bulgarcita Pingos expondrá, a partir del 15 de octubre,


obras sobre cuentos en la librería infantil

 El Lobo Feroz (Paulina Harriet, 29 - Valladolid)



27 de junio de 2016

y tú riéndote y feliz con una / risa que no era de este mundo: Canal, de Javier Fernández





3. 

Cuando murió, yo tenía tres años.
 
Me volví callado e introvertido. A 
veces, me ocultaba en las sombras, 
me hacía invisible. Deseaba siempre 
que viniese alguien y se sentara a 
mi lado.


11. 

Necesito contar todo esto, quiero
hablar de ello. Y no me sirve otro
lenguaje. Tiene que ser directo, 
seco.


26.

El día que murió Miguel, el piso se 
 
llenó de familiares. Esa noche, mi 
hermana pequeña la pasó con mis 
padres. A mí me enviaron a casa de 
unos vecinos, un matrimonio que  
tenía siete hijos. No quiero imaginar 
las horas en aquella casa.


56. 

La primera vez que escribí sobre
 
Miguel fue veinte años después  
de su muerte. Aquel texto lo titulé 
Dirección prohibida. No he dejado  
de reescribirlo desde entonces. 


60. 

Mi hermano Miguel murió cuando 
 
yo tenía tres años. No he conocido  
un tiempo sin mi hermano.

Javier Fernández 
Canal
Hiperión, 2016 
La imagen es la viñeta de portada del libro Canal, también de Javier Fernández, el autor de este hermoso e intenso poemario en torno a la muerte en la infancia de su hermano Miguel.

17 de junio de 2016

María Eloy-García: tres poemassssssss+




apología del barroco  

hay veces que citar a proust 
es como ponerse un wonderbrá 
y realmente no hay diferencia 
y tú dices -proust dice- 
y saltan los avezados intelectuales 
a tocarte lo interno del verso 
con dedos de sátiros
con todas sus uñas largas y negras 
no hay naturalidad en el wonderbrá 
ni en proust 
hay que hacer como que no los llevaras 
hay que simular lo voluptuoso 
pero te sale por todas partes 
la pura carne 
así que hagamos lo barroco 
un wonderbrá talla pequeña 
y una cita de proust en francés
aunque ninguna se te ajuste 
se da el juego de lo evidente 
y la muerte pasa más despacio 
es tan grande el barroco 
como la naturaleza 
a ambos les salva la carne 
y la profesionalidad 
de morir


María Eloy-García arengando a las masas en el Cafetín
(versátil.es - Arañados Signos  2009)

dolor pretaporter  

hoy no me llega la camisa al cuerpo 
llevo un sombrero sistema nervioso central 
y una chaqueta justa de escápula 
me sobra húmero para la manga 
me queda ancha de falso y larga de abismo 
tengo una histeria-broche  
clavada en las costillas 
voy toda a contrahílo al bies en zigzag 
todos los patrones al revelarse 
son personas crucificadas 
tengo los vaqueros fémur 
y la pelvis pret a porter 
estreno moda epigenética esta tarde 
me queda tan grande la vertebración
que viene llena de remiendos
hoy voy marcando tristeza 
mi propia piel un abrigo de entretiempo
mi esqueleto y mi sangre más cada una de las cicatrices 
son toda la tendencia que puedo 
para la pasarela de la locura 
y hoy ya no sé si llegaré con estilo 
a la primavera verano





María Eloy-García viendo en el MUVa
 la obra que le hizo Alma Aguado 
Al fondo, obra de Ángel Arribas en torno a la Cajera Muriel de María 
(versátil.es - Arañados Signos  2009)

teología hermética en el centro comercial

todo nace arrugado 
porque en las cosas pequeñas 
late un mundo plegado 
como las proteínas las flores las montañas 
como el recién nacido 
envejecer es volver a plegarse 
volver a ser cosa pequeña y menguar 
para encapsularse uno 
somos el pacto de guardar 
en nuestro complejo envoltorio el tesoro del gen 
si se piensa no somos más que una camisa 
en manos de una dependienta que la pliega 
una y otra vez 
los genes son la moda de la camisa 
y la dependienta es la naturaleza 
con respecto al diseño de la naturaleza 
no lo sé 
¿inditex ?


Todos los poemas son de María Eloy-Garcíaque gentilmente, nos los envió para una movidita.






APOTEóSICA MARÍA ELOY
(aún estoy sin palabras, rumiándolos, 
barroqueándome, proustiándome, poniéndome el wonderbrra, quitándomelo, ¡¡¡Auchhhh!!!!)



La obra de Alma sobre la Cajera Muriel de María


Mil gracias, María Eloy
muchos besoosssss

15 de junio de 2016

¡¡¡QUE VOLVEMOS!!!! ¡¡¡QUE VOLVEEEEMOOOSSSsssssh!!!!





QUE VOLVEMOSSSSSSSS

RENOVADOS,  REFUNDADOS, EMERGIENDO DE NUESTRAS CENIZAS,


RESUCITANDO DEL PASADO (momias mías!)



QUE VOLVEMOS Y AÚN CON MÁS GANAS Y ENERGÍASSSs



¡permanezcan a la escucha!



¿Y quién carallo tiene la chapa de la comisaria?

29 de mayo de 2014

¡Adiós, La Curva! ¡Hasta pronto!



Como son inútiles los ejercicios de nostalgia, celebrremos celebérrimamente lo bien que nos lo hemos pasado los Arañados Signos exponiendo en La Curva -además de en otros muchos sitios-, y llenando todos sus huecos posibles con nuestras obras en torno a poemas de los que siempre dejamos constancia en las cartelas, que siempre falta alguna, maldita sea.







Vane, David, Bulgarcit, Sociedad de Diletantes...



(la jaula con huevo roto y poema arrugado, que colgó Tejo con mucho tino en el espejo)



¡Yujuuuuu, Adriana!, ¡qué yuyu te dió esta obra que te hizo David!




(Aquí un auténtico Pepe Pin perfectamente acoplado a la repisa del espejo)



y de todos los espacios de La Curva, el más fantástico es el espejo, paa colgar ante él obras que se balancean o no, y se replican y requterreflejan en los espejos de enfrente tras la barra, y así nunca se sabe dónde está flotando la obra, salvo cuando Pepe Pin la echa un vistazo, que él lo tiene muy claro.

(la obra que mira Pepe es de los siameses Hipónimo and Hiperónimo)





Pero también este testero de la pared del fondo junto a la puerta que se abre al patio, donde una vez colgó una foto de Hipónimo con las vistas de un retrete, y aquí está acompañado por La familia bien, gracias




Y por qué no este otro, según se entra en La Curva a la derecha, donde Daniel tanto se prodigó -La Pared de Daniel-, que ayer anduvo por allí haciendo tan tranquilo un retrato a la acuarela de toda la Curva, mientras a su alrededor se agitaban las masas y rugía el micrrroooo.







y este otro rinconcito tan acogedor, donde desde hace tiempo está la pecere con el pez gordo persiguiendo a todos los demás, aquí con una obra de Bulgarcita. Lugar también utilizado para almacenar las numerosas obras que dejábamos en La Curva provinientes de todas las exposiciones, y que Angel nos guardaba sin cobrarnos el servicio de taquilla.



O la vista de la pared del piano desde el banco tras la columna y su dintel, ayayayayyyyy cuando pusimos allí en el dintel una obra y se cayó - luego aprendimos muchíiiiiiisiiiiimo del cuelgue y aún más de los mapas de clavos del Cafetín-







¡Ah!, y la pared del piano que no sonaba, cuándo encanto en ella y en la del fondo también. Y qué guapo poner obras sobre el piano (y que nadie las destrozara poniendo encima un abrigo: cuántos milagros!)







Y hasta en el rincón del perchero plantó Ginés una obra aquella vez que dijo que iba con sus precios a romper el mercado -y lo hizo, qué caramba!-









O el espacio de Rosa Guerro performando una obra en toda la Curva, y este el cartel que lo anunció




Y aunque La Curva, nuestra oficina y guarida y almacen, y nuestro lugar para celebrar comidas de trabajo y para encontrarnos y perdenos, y tantas otras cosas más, el lugar de Angel, amigo y arañado signo también,  y todas éstas son algunas de sus obras, 































aunque La Curva cierra, NOSOTROS NO CERRAMOS Y SEGUIMOS que ya tenemos al menos una exposición para este año, y de lo más interesting, de lo que os informaremos con la impuntualidad que nos caracteriza.

¡HASTA PRONTO! 

Y TRES HURRAS PARA LA CURVA